12 objetivos del Plan de Acción en Salud Mental: Los retos en Europa

16/12/2008

El reciente informe de la Organización Mundial de Salud sobre las políticas y prácticas en el área de salud mental en los 42 Estados Miembros de la Región Europea concluye que casi todos los países han progresado en áreas como promoción de salud mental, prevención de trastorno mental, reforma de servicios y Derechos Humanos. Sin embargo, el informe indica también debilidades. En primer lugar, se ha identificado una falta de acuerdo en el tema de definiciones, de colección de data compatible y se ha detectado una variación grande en el grado de desarrollo de servicios comunitarios y en el nivel de inversión en áreas diferentes. Además existe una falta de información en áreas estratégicas e importantes tal como el desarrollo de políticas de salud mental.

Los datos obtenidos por el informe indican también un progreso para alcanzar las metas del Plan de Acción en Salud Mental hasta 2010. Sin embargo existen grandes variaciones entre los países que hacen imposible una generalización de los resultados.

En relación al Plan de Acción en Salud Mental, el informe hace público lo siguiente:

  1. Aproximadamente un 80% de los países han llevado a cabo actividades para tratar estigma y discriminación y esta financiado en su mayoría por organizaciones gubernamentales y no-gubernamentales. Sin embargo se identifica una inconsistencia en la implementación de programas focalizado en la salud mental de estudiantes y hay pocos programas para el lugar del trabajo.
  2. El informe critica también la falta de una evaluación sistemática de las políticas sociales e informa que solo un tercio de los países realizan evaluaciones de impacto basado en encuestas y acreditación de servicios.
  3. Respecto a la prevención de la salud mental y el suicidio, aproximadamente un cuarto de los países y (en su mayoría los países EU15) han adoptado políticas y programas en esta área con poca focalización en los grupos más vulnerables.
  4. El desarrollo de servicios especiales capaz de dirigirse a los retos específicos de los diferentes grupos se ha llevado de manera razonable para los jóvenes y de manera insuficiente para la gente mayor con excepción en las instalaciones residenciales.
  5. Casi dos tercios de los países han desarrollado políticas o programas focalizados en los grupos vulnerables y marginados. En este contexto se identifica como un reto particular el acceso para unos grupos étnicos y de minorías y la desatención de gente con trastorno mental en el área de atención de salud física.
  6. El informe levanta sospechas sobre la sostenibilidad y la difusión. Existen problemas relativos en las alianzas intersectoriales entre por ejemplo el empleo y la vivienda. Además, la entrega de servicios se realiza en las regiones del Este a nivel local y a escala pequeña por sobre todo organizaciones no gubernamentales.
  7. La cantidad suficiente y la calidad de especialistas en salud mental se cuestiona en el informe dado que menos de la mitad de los países tienen una estrategia nacional de recursos humanos y la educación continúo del personal y la inmigración y emigración no están regulados.
  8. La definición de indicadores sobre los determinantes y epidemiología de salud mental y para el diseño y entrega de servicios resulta un desafío grande en un área tan dinámico. Además, la colección de un conjunto de data mínimo no está practicada coherentemente entre los países y no hay países que usan un software idéntico y compatible a nivel nacional.
  9. En el área de la equidad e inclusión de la financiación, regulación y legislación de salud, el informe detecta que la inversión en salud mental es por regla general más alta en los países con ingresos altos.
  10. Bajo una perspectiva de Derechos Humanos no queda muy claro si los países han implementado las políticas y la legislación acorde con los estándares de las convenciones de las Naciones Unidas y la legislación internacional. Cabe mencionar que los servicios basados en la comunidad han aumentado y han facilitado el acceso y la elección entre servicios.
  11. Para incrementar la inclusión social de personas con problemas mentales de salud, muchos países han adoptado legislaciones que reconocen los problemas de salud mental como una minusvalía, garantizan un apoyo financiero para la vivienda o dan incentivos para emplear personas con problemas de salud mental.
  12. La representación de usuarios y personal cuidador en los comités y grupos responsables para la planificación, entrega y análisis de actividades de salud mental esta reconocida en teoría, pero aplicado solo en su mayoría en los países EU15. La participación en la inspección de instalaciones no es una realidad aún.

Acceso al Informe


Recomendar noticia | Imprimir noticia | Descargar en PDF

Desarrollo web por Onesix Studio